sexo

now browsing by tag

 
 

Vivir sin atracción sexual: ASEXUALIDAD

 

 

¿Qué es y qué no es la asexualidad?

 

La asexualidad se define como la falta de atracción sexual, según la AVEN (Asexual Visibility and Education Network) que es la comunidad asexual más grande a nivel mundial. La atracción sexual sería distinta a la falta de deseo sexual. La atracción sexual se refiere a la intención de mantener contacto sexual con otras personas mientras que el deseo sexual se define como la ausencia de interés por recibir estimulación sexual. Ponen el énfasis en la falta de atracción sexual puesto que hay personas asexuales con deseo sexual bajo, que manifiestan excitación sexual y respuestas sexuales físicas promedio (Botto y Yule, 2010) pero sin embargo, hay ausencia de un aliciente a nivel psicológico que motive el interés por ejecutar conductas sexuales con otra persona.

La asexualidad es considerada una orientación sexual más. Según la APA, la orientación sexual es una atracción de carácter emocional, romántico, sexual o afectivo duradero hacia otras personas. Por lo tanto es una orientación sexual hacia ningún género o sexo o la falta de orientación sexual, estando presente la orientación romántica.

Algunas personas confunden la asexualidad con ser célibe, sin embargo el celibato es una elección por motivos morales, éticos o religiosos y la asexualidad es una condición o inclinación natural. Tampoco es ser asexuado, ya que no implica necesariamente no tener libido, deseo o incluso no realizar prácticas sexuales. Ni es ser antisexual, que es el concepto que se utiliza para las personas que presentan aversiones y rechazo hacia el sexo.

Las personas asexuales son hombres y mujeres físicamente sanos y sin trastornos emocionales que no experimentan atracción sexual por ninguna persona, pero que no les impide tener relaciones afectivas. Algunas personas asexuales tienen el deseo de formar relaciones románticas de pareja, ya sea con personas de su mismo género, de diferente o ambos géneros, mientras que otras personas asexuales no sienten tal deseo (Paredes y Portillo, 2011).

La prevalencia es del 1% de la población y existe una proporción igual entre hombres y mujeres.

 

 

La asexualidad entendida como una orientacion sexuales

 

Existen diferentes tipos de orientación sexual como pueden ser la heterosexualidad, bisexualidad y homosexualidad, aunque hay muchas más. Alfred Kinsey fue pionero en utilizar el término orientación sexual en 1948, desarrollando una escala de orientación sexual que se basaba en 7 niveles que iba desde aquellas personas exclusivamente heterosexuales hasta aquellas exclusivamente homosexuales. En 1953 añadió un nuevo nivel denominado “x” para clasificar a aquellos hombres y mujeres que no tenían atracción sexual hacia otras personas.

Basándose en esa clasificación, se utiliza este triángulo que se expone a continuación que representa la orientación sexual de una persona. La línea superior presenta la escala de Kinsey ( homosexualidad a la izquierda, bisexualidad en el centro y heterosexualidad a la derecha) y la dimensión vertical, representaría la intensidad, duración, frecuencia, condicionamiento o características de la atracción sexual. Las personas asexuales se encuentran en las regiones inferiores del triángulo. Esta representación muestra a la sexualidad-asexualidad como un continuo, sin cortes entre el blanco y el negro, apareciendo una orientación sexual llamada gris-asexualidad o demisexualidad que son personas que necesitan que se den determinadas circunstancias para que sientan atracción sexual.

La asexualidad se vive como una inclinación natural y no como una opción. Se concibe como un estilo de vida caracterizado por la ausencia de impulsos sexuales y por lo tanto, ni los reprimen ni los controlan y tampoco los subliman.

 

La asexualidad no es ningún trastorno

 

Inicialmente la asexualidad se confundía con una disfunción sexual llamada “deseo sexual hipoactivo”, que se define como la disminución y ausencia de fantasías deseos y actividad sexual de manera recurrente o persistente.

La asexualidad se diferencia del Trastorno por deseo sexual hipoactivo en que las personas asexuales no sienten angustia significativa al no tener deseos sexuales o fantasías ni es un agente causal de dificultades interpersonales. Simplemente que descartan la actividad sexual como factor importante para su felicidad (Bogaert, 2006).

La visión de que es una patología o conducta mal adaptada ya se ha quedado atrás (Jutel, 2010). Sin embargo, hay mucha desinformación sobre el tema y a veces pueden sentirse rechazados socialmente por una sociedad que cada vez da mayor importancia al placer sexual (Sabella, 2009). El temor de ser rechazados hace que muchas personas no expresen su condición, se cuestionen su normalidad y se aíslen de los demás. Esto conlleva en ocasiones a que surjan problemas psicológicos y necesiten terapia para que aprendan a aceptarse tal y como son y a desarrollar sus habilidades sociales y asertividad, ya que en ocasiones se pueden sentir presionados a mantener relaciones sexuales indeseadas pero consensuadas por no sentirse discriminados o diferentes (Graham y Prause, 2007). El tratamiento psicológico puede estar presente para ayudarlos a superar la crisis de identidad que suelen tener en el proceso de descubrimiento de la asexualidad.

 

La asexualidad y las relaciones

 

Hay diversas formas de expresión de la asexualidad que varían de una persona a otra (Blanco y Tello, 2015). Hay personas asexuales que además de no tener relaciones sexuales no están interesados en tener pareja, otros que buscan una relación emocionalmente estable basada en el lado romántico y emocional y otras personas que tienen relaciones románticas, practican ocasionalmente el sexo con su pareja e incluso se masturban.

Aunque los individuos asexuales no están interesados en la parte física de una relación muchos de ellos sí experimentan la necesidad y el deseo de conocer y entablar lazos emocionales. De esta manera los individuos asexuales pueden manifestar sentimientos amorosos, deseo e interés en mantener relaciones de pareja con personas de género opuesto al suyo (hétero-románticos), de su mismo género (homo-románticos), de ambos sexos (bi-románticos) o no manifestar esos sentimientos ni deseos (arrománticos).

Por lo tanto, las personas asexuales pueden y de hecho establecen vínculos emocionales cercanos caracterizados por la confidencialidad, complicidad, pertenencia y afiliación como cualquier pareja, sólo que la sexualidad no es un medio de comunicación afectiva. Pero sobre todo debemos de tener en cuenta, que cada persona asexual experimenta la relación, la atracción y la excitación sexual de manera propia y diferente.

Bandera Asexual

 

Referencias

APA. (s.f). Orientación sexual y homosexualidad. Recuperado el 7 de noviembre de 2017 en American Psychological Association: http://www.apa.org/centrodeapoyo/sexual.aspx

AVEN (s.f.). AVEN. Recuperado el 17 de noviembre de 2017 http://es.asexuality.org/

Blanco, I., y Tello, S. (2015)Asexualidad: la construcción biológica y cultural del deseo. Madrid, España: Universidad Complutense de Madrid. http://es.asexuality.org/files/TFG%20DEFINITIVO%201-1.pdf

Bogaert, A. F. (2004).Asexuality: prevalence and associated factors in a national probability sample. The Journal of Sex Research, 41: 279-87.

Bogaert, A. F. (2006).Toward a conceptual understandign of asexuality. The Journal of Sex Research, 10: 241-250.

Brotto, L.A. y Yule, M.A. (2010). Physiological and Subjective Sexual Arousal in Self-Identified Asexual Women. Arch Sex Behav, 21.

 Graham, C., y Prause, N. (2007). Asexuality: Classification and Characterization. Arch Sex Behav 36:341–356.

Jutel, A. (2010). “Framing disease: The example of female hypoactive sexual desire disorder”.Social Science and Medicine, 70, 7.

Kinsey, A. C. (1948). Sexual behavior in the human male. Philadelphia, Saunders.

Kinsey, A. C (1953). Sexual behavior in the human female. Philadelphia, Saunders.

Organización Mundial de la Salud, OMS (2006). Recuperado el 9 de noviembre de 2017 http://www.who.int/es/

Paredes, R. y Portillo, W. Asexualidad. Recuperado el 14 de noviembre de 2017 http://www.revista.unam.mx/vol.12/num3/art28/art28.pdf

 

 

SI te parecio interesante, comparte...Print this pageEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook