Cómo dar sentido a mis propósitos de año nuevo

Se acerca el nuevo año y con él la lista de propósitos que todos nos planteamos cumplir. Seguro que os suena eso de “este año voy a ir al gimnasio”, “voy a mejorar mi alimentación”, “voy a viajar más”, “voy a pasar más tiempo con mis hijos”, “voy a estudiar idiomas”.  En general todos están relacionados con autorrealización,  éxitos o  logros,  dinero, salud y mejora de relaciones personales.

Ya lo decía una de las teorías más famosas de la motivación, la teoría de la jerarquía de necesidades de Abraham Maslow: “a medida que se satisfacen cada una de las necesidades básicas, alimentación, necesidades corporales, seguridad, los seres humanos necesitamos alcanzar otras necesidades de orden superior como por ejemplo,  autorrealización, autosatisfacción o crecimiento personal”.

De acuerdo con esta teoría, todas nuestras necesidades no alcanzadas nos motivan a elaborar un plan para conseguirlas. Y el comienzo de un nuevo año se convierte, la mayoría de las veces en un punto clave para empezar a mejorarlas.

Sin embargo, todos estos buenos propósitos suelen terminar en frustración. ¿Cómo podemos evitar esta frustración y aumentar nuestras probabilidades de éxito? Desde el Centro de Psicología Pettca Granada vamos a darte algunos consejos para llegar a conseguir nuestras metas con éxito.

Empecemos:

1.- Haz una lluvia de ideas sobre todo lo que te gustaría conseguir a corto y medio plazo. Y pregúntate por qué o para qué quieres lograrlo y qué es lo que te mueve realmente a hacerlo. Evita que esta lista sea interminable. Los propósitos deben de ser personales y debes de estar convencido de ellos. No olvides que tus metas son distintas a las de los demás.

2.- Guiate de las llamadas metas inteligentes o S.M.A.R.T propuesto por George T. Doran que se basan en 5 pasos:

  1. S-Specific (Específico): Las metas deben de ser claras y concretas. El ejemplo de antes de “voy a pasar más tiempo con mis hijos” es muy difusa para llevar a cabo porque no sabemos qué es pasar más tiempo con los hijos ni en qué momentos. Una buena alternativa sería “voy a jugar con mis hijos los domingos por la mañana, leerles un cuento antes de dormir y desayunar con ellos todos los días laborables”. De esta manera también nos será más fácil alcanzar el siguiente paso.
  1. M-Measurable (Medibles): Es muy importante establecer un indicador de éxito en nuestros objetivos que nos permita saber si estamos aproximándonos a nuestra meta  final. Por ejemplo, “quiero leer más” ese propósito no es cuantificable por lo que no sabemos si lo estamos llevando a cabo o no, sin embargo podemos proponernos “voy a leer x libros en un año”.
  1. A- Attainable (Alcanzable): Todos sabemos que las metas han de ser realistas y alcanzables pero pocas veces nos paramos a analizar nuestras habilidades, actitudes u otro tipo de recursos que necesitamos para cumplirlas. Pensar en objetivos ambiciosos tiene beneficios pero puede llevarnos a decepciones y no alcanzar nuestras metas. Debes de ser honesto contigo mismo y saber hasta dónde puedes llegar.

Si no has corrido nunca, tener como propósito “correr una maratón” quizás sea una meta excesiva. Puedes empezar por carreras cortas e ir subiendo progresivamente.

Plantearte “voy a reunirme todos los días con mi equipo de trabajo para mejorar mi negocio” puede que no sea una meta realista (por no disponer de tiempo suficiente), pero si te propones “reunirme con mi equipo una hora, una vez a la semana”, será mucho más fácil de conseguir. Piensa que si tus objetivos involucran a distintas personas, debes hablarlo con ellos para lograr su compromiso.

  1. R –Relevant (Relevante): Quiere decir que sea una meta que quieras cumplir porque sea importante para ti, de esa manera estarás más comprometido con ella.

Una manera de hacer una meta relevante sería el comunicárselo a tu entorno.

Las personas que les cuentan a otros sus metas son más propensas a lograrlas porque tienen un apoyo adicional que se necesita en situaciones difíciles. El objetivo no es que “rindas cuentas”a los demás, ni por supuesto que te avergüences si no logras conseguirlas. Sino todo lo contrario, debemos siempre de pensar en la parte positiva. Alguien de mi entorno que conozca mis ambiciones y mis intereses, puede ayudarme a no perder el camino y lo mejor, podré compartir mis éxitos y celebrarlos en compañía.

  1. T -Time Bound- (En un marco de tiempo y con una fecha límite): Si no establecemos un límite de tiempo nuestras tareas y proyectos pueden prolongarse indefinidamente.  Eso no significa que todos nuestros propósitos los debamos conseguir en Enero y Febrero, recuerda que el año tiene 12 meses y 365 días, no quieras vivir en la “era de la inmedimotivacionatez”.

No todas las metas pueden alcanzarse al mismo tiempo, los propósitos para mejorar nuestra salud (física y psicológica) o nuestras relaciones personales no deben de tratarse del mismo modo que nuestros retos de aprendizaje. Imagínate una escalera en la que proyectas tus objetivos, no todos los peldaños son igual de importantes ni igual de altos, por tanto conocer el nivel de dificultad nos hará no rendirnos ni castigarnos cuando tardemos más en conseguirlas.

– Debéis ser flexibles con tus propósitos de año nuevo. Es importante tener en cuenta que algunos objetivos pueden ir moldearse a lo largo de los meses en base a algunos imprevistos, contratiempos u obligaciones.

– Recuerda tus objetivos de vez en cuando para no perderlos de vista. Una buena opción es apuntarlos en la agenda o guárdalos en las notas del móvil para tenerlos presentes y motivarte a conseguirlos. Cuanto más visual sea, menos probabilidades de olvidarlos.

– Recompensarte a ti mismo. Planifica con anterioridad qué vas a obtener por cada pequeño paso que des hacia tu propósito. Ten recompensas frecuentes y comparte tus logros con tus seres queridos.

  • Evita los pensamientos negativos: quiero hacerlo pero no tengo fuerza de voluntad. Si ya he fallado una vez, que mas da, ya es tarde para cambiar, soy demasiado mayor para aprender algo nuevo.
  • Acepta que serás la única persona responsable de llegar a donde quieras estar.

Intenta evaluar si tus propósitos de este año son muy parecidos a los del año pasado. Si no los conseguistes tienes que pedir ayuda y hacer las cosas de una forma distinta. Recuerda: Si siempre haces lo mismo, siempre obtendrás los mismos resultados.

Aqui te dejamos un resumen mas visual:

https://prezi.com/iyjqx_gidqmv/motivacion-para-cambiar/

 

 

Referencias:

Doran, G. T. (1981). “There’s a S.M.A.R.T. way to write management’s goals and objectives”. Management Review, 70 (11): 35–36.

Maslow, A. H. (1943). A Theory of Human Motivation. Psychological Review, 50: 370-396.

 

 

SI te parecio interesante, comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email